martes, 23 de septiembre de 2008

Mapas políticos



Que la cartografía ha sido siempre una ciencia inexacta por sus problemas de representación (el achatamiento del globo terrestre por los polos es un problema añadido a la representación de lo esférico en el plano) no es ningún secreto. Cualquiera que se pare un momento a ver un plano relativamente antiguo descubrirá de inmediato como las partes mas exploradas están más definidas y aparecen más grandes que las que no. No hay que olvidar el uso estratégico tanto por motivos comerciales como militares que de las cartas náuticas se hacía en otras épocas, como ilustra muy bien James Clavell en su novela Shogun (maravilla de las maravillas, junto con la serie que la BBC hizo en los setenta. Prometo publicar una entrada a su altura un día de estos).



A pesar de ser consciente de ello, no dejé de sorprenderme al descubrir que los problemas de representación también traían un debate político implícito. Supongo que la (des)confianza que provoca el gigante de la información google en su variante google maps y google earth hacen que ni siquiera te plantees que se pueda jugar con ese tipo de cosas que das tanto por sentado.

O será que sigo siendo un poco inocente. Pero volvamos al tema.

La proyección clásica



En 1569, Mercator, geógrafo flamenco dibujó un mapamundi extremadamente interesante: era la primera representación rigurosa del mundo. Ella venía a proyectar de alguna manera los puntos del globo terrestre a partir del centro sobre un cilindro tangente al Ecuador. Este cilindro aplicado a un plano daba un mapa extremadamente útil para los navegantes por el hecho de que los meridianos están representados paralelamente y formando ángulos rectos con los paralelos. Este mapa ha sido la base de todos los planisferios desde hace cuatro siglos y se sigue utilizando por las flotas marítimas y aéreas.
Pero la Proyección cilíndrica de Mercator tiene la enorme desventaja de deformar considerablemente las partes alejadas del Ecuador. Su utilización ha dado un lugar de abusiva preponderancia a Europa y una falsa imagen de la repartición de tierras y mares entre los hemisferios Norte y Sur. Por ejemplo, eso coloca el Ecuador en el tercio del mapa y no en el medio.
Empecemos por subrayar las principales distorsiones provocadas por la proyección Mercator:

1) Europa (9,7 millones de km. cuadrados) aparece mayor que América del Sur (17,8 millones de km. cuadrados;
2) La URRS (22,4 millones de Km. cuadrados) se ve mayor que África (30 millones de km. cuadrados).
3) el ecuador no aparece en el centro del mapa. Dos tercios del mapa se dedican a la representación del hemisferio norte, un tercio al hemisferio sur.
4) Escandinavia (1.1 millones de km. cuadrados) se representa mayor que la India (3,3 millones de km. cuadrados).
5) Groenlandia (2,1 millones de km. cuadrados) aparece en el mapa mayor que China (9,5 millones de km. cuadrados).
6) la distorsión eurocéntrica se mantiene si comparamos países concretos: Italia tiene igual tamaño que Somalia (ésta última es dos veces mayor).
7) Suecia aparece dos veces mayor que Egipto, cuando lo cierto es precisamente lo contrario, etc.

La proyección de Peters



Arno Peters (1916-2002), alemán interesado en cine y en propaganda política, desarrollo su propia proyección del mundo en 1974 argumentando que la proyección Mercator estaba basada en el "eurocentrismo": "Son siempre -en palabras de Peters- los paises del Tercer Mundo, los estados excoloniales, las naciones de los pueblos de color los que resultan perjudicados por el mapa Mercator." Las ventajas de la proyección Peters sobre la de Mercator son evidentes:

1º. Las superficies son comparables. Un centímetro cuadrado en cualquier punto del mapa (formato 113572 cm.) representa 63.550 km2 en la realidad.
2º. Todas las regiones terrestres están representadas, comprendidas también las regiones polares. Se tiene así medida exacta de la dimensión considerable de la Antártida a menudo escondida en los otros mapas.
3º. El Ecuador está en el centro del mapa: Posición normal que sin embargo estaba raramente respetada. Se tiene así un corte fiel de los hemisferios norte-sur que permite, entre otras cosas, medir la parte de tierras emergidas y de los mares en cada uno de ellos. De hecho, Europa es reducida a su verdadera situación.
4º. La fidelidad absoluta de los ángulos en las direcciones esenciales norte-sur y este-oeste.
5º. Las distorsiones inevitables debidas a la representación de la esfera sobre plano han sido repartidas al Ecuador y a los Polos, regiones más habitadas. Sobre los otros mapas estaban concentradas en los Polos. Por estas distorsiones (que hacen aparecer, por ejemplo, a África muy alargada) este mapa no permite medir válidamente las distancias entre dos puntos ni, sobre todo, comparar distancias entre ellos. Los otros planisferios no lo permitían tampoco.

El mapa ha ido ganando adeptos, sobre todo entre las personas, grupos e instituciones comprometidas con el desarrollo del Tercer Mundo. En España, el mapa Peters ha sido editado por la Coordinadora de Organizaciones No Gubernamentales. Por ejemplo, es el que aparece en la revista mensual de Médicos Sin Fronteras.

Otras proyecciones

Está también la Proyección Miller, una mezcla entre la de Mercator y la de Peters. Esta es la que usan, según infografistas.com, en el Diario El Público.

Fuentes:

http://www.educarueca.org/spip.php?article45
http://infografistas.blogspot.com/2008/07/la-forma-del-mundo.html
http://nivel.euitto.upm.es/~mab/203_carto2/peters/
http://es.wikipedia.org/wiki/Gerardo_Mercator

2 comentarios:

Tenedor Garland dijo...

wow

Pacote dijo...

super artículo, y además me encanta el primer mapa que hay, hecho por un mallorquín, todo hay que decirlo